viernes, 26 de abril de 2013

Tardes de cultura y charla: Un viaje en el tiempo

  
 
Muy buenas!!
 
Hoy no vamos a hacer sólo un viaje a otro país como la última vez, sino que además vamos a hacer un viaje a través del tiempo, ya que gracias al Canal de Isabel II podemos conocer cómo era una ciudad romana del s. I d.C…¡¡¡POMPEYA!!!
 
Como casi todo el mundo sabe, la ciudad de Pompeya quedó sepultada bajo las cenizas por la erupción del Vesubio en el 79 d.C., permaneciendo bajo ellas hasta que en 1748, en época de Carlos III, fue “redescubierta”. Desde entonces, ha sido uno de los centros arqueológicos romanos más importantes pues debido a la brusca interrupción de la vida en la ciudad, ésta permaneció intacta, como detenida en el tiempo.
 
Pese a que la exposición está compuesta por más de 600 piezas (entre esculturas en bronce y mármol y objetos de platería, vidrio, terracotas, joyas,… hallados intactos en las diferentes excavaciones realizadas), que así dicho pueden parecer muchas, para mi gusto se quedó bastante corta (¿quizás porque no son lo mismo 600 piezas diferentes y representativas que multitud de monedas y otras muchas piezas pequeñas?).
 

La exposición se divide en 10 ámbitos temáticos: “origen e historia”, “Casa de Menandro”, “la pintura pompeyana”, “la vida privada”, “el ocio”, “la calle”, “siete metros bajo la ceniza”, “el Rey Arqueólogo”, “el estilo pompeyano” y “las pompeyas españolas”.
 
De ellos, los que me parecieron más interesantes fueron:
 
·        CASA DE MENANDRO: con una maqueta de la lujosa villa romana situada en la zona sur de Pompeya, que ocupaba todo un bloque de viviendas de la ciudad; así como objetos, vajilla y mobiliario de lujo encontrados en su interior.
 
·        LA PINTURA POMPEYANA: varios trozos de pinturas murales con las que decoraban sus casas para expresar su riqueza, sus aspiraciones sociales, sus gustos,… y como no, su forma de vida. Aunque había pocos y para mi gusto no muy representativos de los cuatro estilos pompeyanos, los pocos que había eran de una delicadeza y un detalle extraordinario.
 
 
·        LA VIDA PRIVADA: forma de vida que también podemos conocer gracias a las excavaciones de Pompeya han permitido conocer las distintas estancias de la casa y su distribución, además los objetos abandonados precipitadamente por su moradores permiten saber qué funciones tenía cada uno de ellos en el ámbito doméstico.
 
 
 
·        SIETE METROS BAJO LA CENIZA: en este ámbito encontramos copias de algunos los vaciados que se hicieron de los “cuerpos” encontrados en las excavaciones, así como ver varios audiovisuales que nos permiten saber cómo se desarrolló paso a paso la erupción de ese fatídico 24 de agosto del 79 d.C. que sepultó la ciudad de Pompeya.
 
Lo mejor fueron los audiovisuales, aunque el primero al principio de la exposición se escuchaba fatal con todo el “crujimiento” del suelo de madera al pasar la gente…resultando bastante molesto y desagradable. Y el mejor de todos, el del final de la exposición: el documental de la BBC “Pompeya, el último día”.
 
 
 
 
Aunque también en esto encontré un fallo, pues así como otras veces en las exposiciones del Canal de Isabel II, los documentales de este tipo se veían al principio en el “auditorio” y con pase indicado en la entrada, ésta vez estaba al final, en una sala super-reducida y hasta casi escondida. Para más “inri” el documental dura 50 minutos y, o se tiene la suerte (como tuvimos nosotras) de llegar cuando va a empezar un nuevo pase y rezando para no quedarte a las puertas pues tampoco entra mucha gente, o hay que esperar 50 minutos sin poder moverte a riesgo de perder el sitio en la fila.
 
Por fortuna, es un video que se puede encontrar con facilidad en internet, y que hasta ellos mismos a la hora de sacar la entrada te dicen que si no puedes acceder a la sala, que lo busques ahí. Así que, os aconsejo que lo busquéis y lo veáis en vuestras casas, porque es de lo mejorcito de la exposición. Además, lo veréis más cómodos, que yo tuve que verlo sentada en el suelo y sin una pared en la que poder apoyarme…¡¡ayyyy, qué dolor de espalda, madre mía!!
 
Sin embargo, si estáis interesad@s en visitarla….¡¡daos prisa porque finaliza el próximo 5 de mayo!!
 
Y si queréis visitar este enclave arqueológico único, daos también prisa porque hace poco leí que con la crisis y demás… se estaban dedicando menos fondos y ayudas a conservarlo y ha entrado en un deterioro que está haciendo temer que llegue a perderse si no se hace pronto nada evitarlo.
 
Y vosotr@s, ¿habéis visitado ya la expo? ¿os gustó?
 
Besos!!

 

2 comentarios:

  1. http://Chicmarelia.blogspot.com4/26/2013 11:06 p. m.

    Hola, yo no he visto la exposición pero en su momento estuve allí, en Pompeya, pisé aquella tierra. Tuvimos un guía estupendo y la experiencia fue maravillosa. Lo que más nos impresionó fue el vaciado de los cuerpos, las posición de muchos de ellos demuestra que les pilló desprevenidos en sus quehaceres diarios. Una historia apasionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Me acorde de ti mientras la veia y de lo que me contaste de ello. Quizaspor ello me parecio tan pobre ya que me esperaba algo parecido a lo que viste tu.

      Besos!!

      Eliminar